Inicio > Editorial > La Educacion Que Merecemos Hoy y Siempre.

La Educacion Que Merecemos Hoy y Siempre.


La Educacion Que Merecemos Hoy y Siempre.

La orientación general de la actividad educativa en nuestro país es altamente ineficiente, pues el estado elegido de una forma “auténticamente democrática”, a convertido nuestro país, en un país donde reinan el analfabetismo, la ignorancia, el consumismo desmedido y un absurdo libertinaje.
En esta situación debe trazarse como primer objetivo la eliminación de estas nefastas plagas, las cuales representan en esencia el producto en bruto del neoliberalismo. Los movimientos sociales deben jugar un rol protagónico en esta lucha para poder eliminarlos dentro de los plazos más cortos, ya que una de las mayores misiones de los movimientos sociales debe ser acabar enteramente con las herramientas que sostienen el sistema capitalista y neoliberalismo, entre ellas fundamentalmente el analfabetismo y la desinformación. Esto puede lograrse organizando una red de escuelas que responda a las exigencias de la pedagogía moderna e implantando la enseñanza general obligatoria y gratuita; debe, al mismo tiempo, crearse toda una serie de escuelas populares , estableciendo todos los tallares y centros populares que se puedan, ayudando de forma organizativa a las comunidades para que ellas mismas después de un entrenamiento puedan mantener el nivel de educación de su comunidad, todo esto a la mayor brevedad, pues esto fortalecería la idea de formar el poderoso ejército de maestros necesarios para instruir a toda la población de El Salvador.
Enseñanza y educación.-Es preciso señalar la diferencia entre enseñanza y educación, para ello sito a continuación al maestro de maestros Anatoli Vasílievich Lunacharski:
“Enseñanza es la transmisión de conocimientos ya definidos por el maestro al alumno. La educación es un proceso creador. Durante toda la vida la personalidad del hombre se “educa”, se extiende, se enriquece, se afirma y se perfecciona.”
El pueblo trabajador, obrero, campesinos y honesto de El Salvador, arde en deseos de aprender a leer y escribir, de conocer y manejar fácilmente todas las ciencias. Pero las personas de este pueblo cuscatleco aspiran y reafirmo, y corrijo aspiramos igualmente a la educación sea rico o pobre, sea un genio o no, pero esta necesidad de educación no puede ser dada ni por el Estado, ni por los intelectuales, por el partido de oposición ni por nadie más que por nosotros mismos. A este respecto, la escuela, el libro, la poesía, el teatro, el museo, etc, etc., sólo pueden ser una ayuda. El pueblo, el verdadero poder popular que ejercen o deberían de ejercer los movimientos sociales han de fijar por sí mismas su camino, consciente o inconscientemente.

Nosotros como pueblo que debe ejercer poder popular tenemos ideas, fruto de la barbarie de la actual situación social, muy diferente de la que disfrutan las clases dominantes y gobernantes que hasta ahora han sido los creadores de la cultura, tienen sus ideas, sus sentimientos, su manera de abordar todas las tareas del individuo y la sociedad. Cada uno a su manera, el obrero de la ciudad y el trabajador del campo edificarán su propia concepción luminosa del mundo, pero con la brillante ayuda organizativa de movimientos populares que marquen y apoyen a toda costa el verdadero camino hacia la verdad cultural, impregnada del pensamiento de la clase popular. Será éste el fenómeno más grandioso y más bello que nos tendrá como testigos y como participes a las generaciones actuales y las venideras, pues quedaría demostrado el valor de la edificación, de las bases del poder popular mediante un plan de reeducación y reestructuración de la sociedad impulsada por los movimientos sociales, inspirados de su alma colectiva, rica, libre y comunitarista.

La enseñanza será, en esta obra, un elemento importante, pero no decisivo, como dijo el gran maestro de la educación Anatoli Vasílievich Lunacharski . En este punto son más importantes la crítica y la creación de las propias armas para el sostenimiento del nuevo poder popular, ya que la ciencia y el arte sólo en algunas de sus partes encierran un valor general para la humanidad: en realidad, sufren profundos cambios con cada revolución de clase verdaderamente profunda como la que es necesaria hoy en día en nuestro país.
Por todas partes en El Salvador, en particular entre los mas pobres, pero también entre los menos pobres, debe crecer la marea del movimiento de educación cultural y de defensa de la libertad, las cuales deben ser encabezadas por organizaciones de jóvenes progresistas apoyados por movimientos sociales populares; las organizaciones de este género se deben multiplicar hasta el infinito entre los estudiantes, obreros y campesinos; debemos ponernos a la cabeza de estas organizaciones, prestarles el máximo apoyo, facilitarles su tarea es un deber primordial para la estructuración del verdadero poder revolucionario y popular.
Descentralización del manejo de la educación debe ser un objetivo para esta misión, pues el MINED no debe en modo alguno ser un órgano central de dirección de los establecimientos de enseñanza y educación. Al contrario, toda la actividad escolar deben confiarse a los organismos de administración local, departamental y municipal. El trabajo propio de las organizaciones sociales, de los estudiantes, obreros, profesionales y campesinos, de las organizaciones que deben ser creadas para la educación cultural, deberán gozar de plena y total autonomía tanto con relación al poder central.

La misión que debería tener realmente el MINED es puramente de enlace y apoyo; ya que esto facilitaría su deber de organizar, en escala nacional, las fuentes del apoyo material, ideológico y moral a las instituciones de enseñanza estatales y privadas, y especialmente a las instituciones de la las zonas pobres y marginadas.
La dirección de los movimientos populares que manejen el poder popular deben de luchar en las calles para poner en práctica el siguiente programa:
1. Revisión de las normas de representación y estructuración del sistema educativo implementado por el MINED para llevar a él una democratización amplia fundamentada en las verdaderas necesidades del pueblo salvadoreño.
2. Revisión de las facultades del MINED con vistas a su transformación en una institución fundamental del Estado encargada de elaborar los proyectos de ley que permitan una reorganización total de la enseñanza y la educación pública y privada de El Salvador ,”Sobre bases estrictamente socializadoras y comunitarias”.
3. Revisión, en común con los movimientos sociales encabezados por las organizaciones de docentes, de los proyectos de ley y leyes ya redactadas por el MINED, la que es necesaria, ya que en su elaboración el MINED se ha guiado por el espíritu burgués de los ministerios anteriores, que, por otra parte, entorpecieron la ejecución de estos proyectos, incluso bajo su forma limitada.
Después de esta revisión los proyectos de ley entrarán en vigor y serán aplicados sin ningún papeleo burocrático ajustándose al orden de la democracia directa del poder popular ejercido por los movimientos sociales.
En nombre de la juventud saludamos al cuerpo del magisterio en su noble y brillante trabajo de educación del pueblo ahora esclavo del neoliberalismo y de un estado de represión.

Ningún órgano del poder deberá tomar medida alguna en el campo de la instrucción pública y privada sin un previo y cuidadoso estudio de la opinión de los representantes del magisterio, pues los docentes deben tener el poder necesario para ejercer bien su trabajo. Por otra parte, tampoco deberá tomar decisiones por sí y ante sí, en manera alguna, ninguna “corporación de especialistas”. Esto es igualmente aplicable a las reformas de los establecimientos de enseñanza general tanto publica como privada.
La meta que perseguirán los movimientos sociales en materia de educación encabezados por las organizaciones magisteriales y estudiantiles tanto en su propia órbita como en el seno del MINED y en todas sus actividades es la colaboración entre el cuerpo del magisterio y las fuerzas sociales organizadas dentro de los mismos movimientos sociales populares.
Los movimientos magisteriales y estudiantiles apoyados dentro del seno de los demás movimientos sociales consideraran como su tarea principal el mejoramiento de la situación de los profesores, y en primer lugar de los que, siendo los más desheredados, son tal vez los trabajadores más importantes en el campo cultural: los maestros de las escuelas primarias y secundarias. Sus justas reivindicaciones deben ser satisfechas a toda costa y sin demora. Los trabajadores de la enseñanza lo han pedido, sin ser escuchados, su salario se debe aumentar justamente en el porcentaje que sea necesario cada tres años como lo estipula la ley. Sería una vergüenza mantener más tiempo en la miseria a los maestros de la abrumadora mayoría de los niños salvadoreños.


La Asamblea Legislativa comenzará sin duda sus trabajos, al movilizar al pueblo a las calles para reclamar el derecho a la educación integral, pues solamente el pueblo mediante verdaderas presiones y muestras de poder podrán establecer de manera permanente las modalidades de la vida social y política de nuestro país, incluyendo entre ellas el carácter general de la organización de la instrucción pública.
Hoy, en que existe la posibilidad que el poder pase a manos mas flexibles, mas no socialistas o de izquierda, el carácter verdaderamente popular de los movimientos sociales no esta en juego alguno, pues el poder popular se creara mediante la organización popular y no partidaria. No creemos que la orientación capitalista y neoliberal seguida por los partidos tanto de gobierno como de oposición puedan llegar a ser modificadas de un modo esencial por la voluntad del pueblo. Sin prejuzgar las verdaderas decisiones del pueblo cuscatleco, el nuevo gobierno deberá tener un semejante popular manejado desde el pueblo y por el pueblo, pues se considera asistido del derecho a aplicar esta acción, también en este campo, cierto número de medidas deben ser encaminadas a enriquecer y elevar lo más rápidamente posible la vida espiritual del pueblo salvadoreño.

La seguridad de la salvación del país está en la colaboración de todas las fuerzas populares auténticamente democráticas. ; Estamos seguros de que el esfuerzo unánime de los maestros, estudiantes, obreros, campesinos y los intelectuales esclarecidos y honrados sacaremos al país de esta crisis dolorosa y lo conduciremos, gracias a la organización del pueblo, al reino de Dios, a la moralidad, solidaridad y vanguardia del socialismo comunitarita y de la fraternidad de los pueblos.

Este editorial esta dedicado a todos los estudiantes, profesores, obreros, campesinos y pueblo en general, en el marco del día internacional de la alfabetización celebrado el ocho de septiembre, también dedicamos este editorial muy personalmente a Luis Mario López y a todo el colectivo de Bases Magisteriales.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios
Categorías:Editorial
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: