Inicio > Internacionales, Memoria Historica > Un Vietnam Exitoso.

Un Vietnam Exitoso.


Un Vietnam Exitoso Celebra los 63 Años de su Revolucionaria Independencia.

Por Maria del Carmen Benites.
Observador Juvenil/ABP El Salvador.

La Independencia de Vietnam se proclama el 2 de Septiembre de 1945.
En el monumental e histórico lugar, donde se encuentra el mausoleo que nos recuerda el honor y la gloria del camarada Hồ Chí Minh, el pueblo vietnamita celebra cada año la declaración de su independencia
El querido Tío Hồ, como lo recordamos los pueblos del mundo y sobre todo el vietnamita, el camarada Hồ Chí Minh hace ya 63 años, en la céntrica plaza de Ba Dinh en Hanoi (capital de Vietnam), un día domingo 2 de Septiembre de 1945, proclama con orgullo victorioso la Independencia de Vietnam del yugo colonial francés, y la creación del primer Estado Democrático Popular del sudeste asiático, la República Democrática de Vietnam, hoy República Socialista de Vietnam, la cual a demostrado que un pueblo que lucha por su bienestar siempre tiene exitos.
Este Martes 2 de Septiembre, no es diferente a los anteriores hoy recordamos a todos los combatientes vietnamitas que lucharon por la libertad y el socialismo, rindiendo honores especiales al querido camarada Hồ Chí Minh, que precisamente un día martes 2 de Septiembre de 1969, 24 años después de ese hecho glorioso, nos dejara una huella imborrable tomando su bien merecido descanso eterno.

//observadorjuvenil.files.wordpress.com/2008/06/presos.gif?w=120&h=250” cannot be displayed, because it contains errors.
Para conmemorar esta importante fecha, el Vietnam actual, cumpliendo con los sueños de Hồ Chí Minh, y con los planes aprobados por el Comité Central del Partido Comunista de Vietnam (fundado por el propio Hồ Chí Minh en 1927), de convertir a Vietnam en un país fuerte, próspero, democrático, justo y pacífico, en procura de la felicidad de su pueblo, realiza todos los años un lucido desfile militar y popular en el que participan millares de soldados, junto a sus trabajadores, estudiantes, mujeres y pioneros de la capital, formados en bloques representando los diversos sectores de la vida social.

El pueblo y el gobierno de Vietnam, acompañado por su glorioso Partido Comunista, expresa en esta celebración su profunda gratitud a todos y todas los veteranos y las veteranas de guerra, a los revolucionarios y las revolucionarias que apoyaron las luchas en las áreas de soporte y apoyo, a las heroicas madres vietnamitas, a los familiares de los mártires y a los soldados del ejército popular conformado por hombres, mujeres, niños y niñas, por sus sacrificios y devoción a la causa socialista revolucionaria.

La exitosa nación vietnamita, hoy República Socialista de Vietnam es vanguardia y ejemplo del exitoso proceder socialista, en medio de la situación mundial y regional sigue evolucionando dentro de la actual complejidad, de variadas guerras locales, conflictos armados, injerencia, subversión y terrorismo que continúan amenazando la paz, la seguridad y la estabilidad de los países en todas partes del mundo. El Partido Comunista de Vietnam, su pueblo y ejército, continuarán unidos por el camino revolucionario escogido para mantener los ideales de la soberanía e independencia nacional, del socialismo, y de convertir a Vietnam en un país que ya marcha con paso firme hacia el desarrollo y el éxito.

El heroico pueblo vietnamita en su esfuerzo colectivo consolida nuevos milagros en la lucha contra la pobreza y el atraso, y viene cumpliendo con el objetivo de transformarse en un país fuerte y próspero, en lucha por la paz mundial, la no injerencia extranjera, el respeto, la soberanía y autodeterminación de todos los países, la solidaridad internacional con los más débiles, y la búsqueda de la igualdad, la justicia y la felicidad de todos los seres humanos en igualdad de condiciones.

Celebremos por todo esto junto a los camaradas vietnamitas, celebremos junto a ellos, un aniversario más de su Independencia, recordando la victoriosa lucha de un pueblo que en el pasado sufrió las peores masacres y viles crímenes colectivos del imperio invasor, que con sed de recursos para su inhumano desarrollo bebieron la sangre de nuestros pueblos y aniquilaron generaciones enteras, pero que hoy como un ave fénix renaciendo de las cenizas y dejando detrás las viejas heridas, se abre hoy camino como una nación fuerte y próspera, soberana e independiente, hacia la conquista de nuevas victorias para aumentar la felicidad de su pueblo.

No puedo terminar sin citar los consejos del gran Hồ Chí Minh, consejos que llevaron al triunfo rotundo al pueblo Vietnam con el invasor Francés y el invasor Estadounidense.
“La nación descansa en el pueblo.

Para la resistencia y la reconstrucción nacionales, las fuerzas esenciales residen en el pueblo. Por eso, en sus relaciones o su vida común con el pueblo, todos los combatientes del ejército, todos los cuadros, ya sea que trabajen en los organismos del gobierno o en las organizaciones populares, deben recordar y poner en práctica estos doce puntos:

Seis acciones que “no deben hacerse”
1. No hacer nada que pueda perjudicar los huertos, terrenos y cultivos de la población; no ensuciar ni dañar sus casas y sus muebles.
2. No insistir demasiado en comprar o pedir lo que la gente no quiere vender ni prestar.
3. No llevar aves vivas a las casa de nuestros compatriotas montañeses. *
4. No faltar nunca a nuestra palabra.
5. No atentar contra las creencias o costumbres populares, no acostarse ante el altar de los antepasados, no poner los pies sobre el hogar, no tocar música en la casa, etc.
6. No hacer ni decir nada que pueda hacer creer a los habitantes que les despreciamos.
Seis acciones que “deben hacerse”
1. Ayudar efectivamente a la población en sus trabajos cotidianos (cosecha, recolección de leña, transporte de agua, reparaciones…)
2. De acuerdo con sus posibilidades, realizar compras para la gente que habita lejos del mercado (comprarles cuchillos, sal, agujas, hilo, plumas, papel…)
3. En las horas de ocio, contar anécdotas alegres, simples y útiles para la resistencia sin traicionar los secretos de la defensa nacional.
4. Enseñar el alfabeto y las nociones de higiene más simples.
5. Estudiar las costumbres regionales para comprenderlas bien, en primer lugar para ganar la simpatía de los habitantes, luego para explicarles poco a poco por qué es conveniente ser menos supersticiosos.
6. Hacerle sentir a la población que somos serios, trabajadores, disciplinados.

Poema de propaganda
En estos doce puntos
¿Acaso hay algo de extraordinario?
Todo aquel que sea un poco patriota
No los olvidará.
Hagamos de ellos un hábito
Para todos y cada uno.
Un pueblo y un ejército valerosos
No conocen nada imposible.
La raíz hace sólido al árbol,
El palacio de toda victoria
Se construye sobre el pueblo entero.

¡¡¡ VIVA VIETNAM!!!
¡¡¡VIVA HỒ CHÍ MINH!!!

NOTA
Entre las minorías nacionales, la costumbre prohíbe introducir en la casa un gallo (o un pollo) vivo por temor a que un genio maléfico esté oculto en el animal. A la inversa, la música puede hacer salir a “los buenos espíritus” que protegen el hogar.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: