Inicio > Comunicados, Opinion > CARTA ABIERTA A LAS IGLESIAS HISTORICAS.

CARTA ABIERTA A LAS IGLESIAS HISTORICAS.


CARTA ABIERTA A LAS IGLESIAS HISTORICAS

“Entonces Jesús les dijo: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también os envío.” (Juan 20:21)

Como Iglesias Históricas, Evangélicas y Ecuménicas presentes en El Salvador, celebramos con mucha alegría y gratitud a Dios, el comienzo de una nueva etapa, una etapa que surge como un verdadero Kairos para nuestro pueblo oprimido durante mas de ciento ochenta y ocho años; celebramos porque somos de los y las que se unen a los que defienden la vida, la libertad, la justicia y la paz social.

Después de doce años de guerra y veinte años de secuestro bajo políticas neoliberales, y de haber acompañado y movilizado con la increíble y dolorosa historia de nuestro pueblo a las Iglesias hermanas de América Latina y Europa, después de que nuestras Iglesias desempeñaran un papel imprescindible para lograr la paz en nuestro país, después de todo esto, los jóvenes de nuestras Iglesias se han agotado y necesitan ser fortalecidos de manera urgente.
Como Iglesias Históricas, Evangélicas y Ecuménicas somos defensores de la paz, de la libertad y de la justicia social; por eso celebramos la apertura de una nueva etapa social en nuestro país, pero, también debemos saber que la elección de un gobierno elegido por el pueblo no resuelve por si solo los problemas seculares de nuestro país.

La represión, corrupción y la injusticia social en El Salvador deben acabar para siempre y el papel de nuestras Iglesias aumenta en el sentido de garantizar cambios verdaderos en nuestro país, pues debemos acompañar de manera incondicional al pueblo y estar vigilantes de los cambios que necesariamente deben de darse en nuestro País, ya que por mandato divino debemos sacrificarnos en nombre de Cristo, debemos luchar hasta las últimas consecuencias por la construcción del Reino de Dios en la tierra, y para ello nuestras Iglesias necesitan tener una estructura joven, audaz y fresca. –

Los jóvenes no somos el futuro, pues desde el momento en que nacemos somos el presente, y ahora mas que nunca los jóvenes deben desempeñar un papel imprescindible dentro de las Iglesias, pues nos encontramos en un periodo de excepción donde reina la indiferencia y la apatía religiosa y política dentro de la sociedad y en especial dentro de nuestros mismos jóvenes, y efectivamente debemos cambiar y recuperar a la juventud de las grandes estructuras del pecado, es decir, salvarlos del consumismo desmesurado y del capitalismo salvaje, que al fin y al cabo son las causas del mal en la tierra.

Hoy mas que nunca la Teología de la Vida debe tomar protagonismo, pues este tiempo de crisis y de amenaza para la vida, declara dependencia de Dios en los oprimidos, en su lucha por su liberación y quien mejor que los jóvenes para ser soldados de Cristo, para ejecutar la obra del Señor en la tierra, quien mas que un corazón joven e idealista para luchar por el triunfo del Evangelio en la tierra, teniendo a Dios como base, al amor como medio y la construcción del Reino de Dios en la Tierra como fin.

Como Iglesias nos debería preocupar el día siguiente, cuando las luces se apaguen y las expectativas de un cambio se marchen, deberíamos pensar en la necesidad de los jóvenes, pues no debemos olvidar que nosotros somos los que tristemente pagaremos las cuentas, políticas, ambientales y económicas de las dos ultimas generaciones. La situación de injusticia y la violación de los Derechos Humanos que vive el pueblo salvadoreño debe seguir siendo un tema de interés para nuestras iglesias y mas aun como estos afectan a nuestros jóvenes.
Para ayudar al pueblo de El Salvador, como personas de fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo nos tenemos que comprometer en primer lugar con los jóvenes y dar a conocer entre nosotros las necesidades de estos; luego, en el nombre de Cristo, no nos debemos conformar con lo que se nos muestra de primera mano, sino ir al fondo de las cosas y fortalecer de manera palpable a nuestras pastorales juveniles; pero hacer todo esto es con tacto, inteligencia, sabiduría, para convertirnos en acompañantes de su largo peregrinaje, que apenas comienza.

La paz les doy, la paz les dejo, dijo Jesús a sus discípulos; el final feliz aun no ha llegado a El Salvador y mucho menos para los jóvenes Salvadoreños, el Evangelio nos enseña que luego de esas palabras de Jesús vienen otras de compromiso y envío. “Como me envió el Padre, así también os envío.”

Que Dios bendiga al pueblo y en especial a los jóvenes salvadoreños con la Paz y la Justicia que merecemos en realidad.-

Esta carta no es mas que un llamado de atención a las y los pastores de nuestras iglesias, simplemente para que no olviden que somos el presente y si la sociedad nos lo permite y si nos dejan un País con justicia para todos, seremos incondicionales defensores, por lo que debemos ser buenos Cristianos, para poder cuidar el futuro de las siguientes generaciones, espero de manera muy humilde que en nombre de Cristo esta carta sea atendida y tomada en cuenta con la seriedad que amerita.-

“Por tanto Hermanos mios, les ruego por la misericordia de Dios que se presenten ustedes mismos como ofrenda viva, santa y agradable a Dios. Este es el verdadero culto que Deben Ofrecer.” (Romanos 12:1)

Bendiciones en Su gracia.

Con Mucho Respeto.

Martin Ignacio Diaz Velasquez.

zrporlaverdad@gmail.com

ils-cabesera

pastoral-juvenil-ild

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios
Categorías:Comunicados, Opinion
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: