Inicio > Opinion > El Celibato.

El Celibato.


Por José Mario Olmedo Baratta.

Observador Juvenil/ABP El Salvador.

https://i1.wp.com/www.lanacion.cl/prontus_noticias/site/artic/20051002/imag/FOTO17120051002195926.jpg

Antes de comenzar estos comentarios que son siempre polémicos les pido que no se molesten conmigo por el tema que voy a tratar si no que moléstense con el que originó el asunto, para el caso el sacerdote Alberto Cutié, que vino al país en el 2003 y causó gran éxito en ciertos círculos elitistas de la grey católica con sus “presentaciones” (Muy a lo Tobi por cierto) porque yo no le puedo llamar palabra de Dios a la forma en que él se expresaba, que según él, parecía artista de cine y que tenía un programa muy “sui generis” que se adecuaba  al lado plástico y pueril de un sector de la sociedad de los USA. Los periodistas amarillistas, que son los que más abundan, lo pescaron acariciándose con su amante en una playa, 28 fotos son el testimonio irrefutable, a tal grado que el Arzobispo de Miami ya le quitó su parroquia y le ha prohibido aparecer en radio y televisión.

Siempre he desconfiado de esos predicadores, mi intuición hasta ahora no me ha traicionado y casi siempre los he calificado como farsantes y… ahí está el resultado. Estos deleznables sucesos hacen que se piense en el Celibato sacerdotal, a cada rato vemos ejemplos como el del actual presidente de Paraguay o el de muchos curas aquí en el país que tienen hijos clandestinamente y aunque tratan de ocultarlo todo el mundo lo sabe; tener hijos no es tan malo, lo terrible son los pederastas que abusan de menores, eso si está requetemal y cada vez aparecen más casos a tal grado que la Iglesia de los USA está casi quebrada de tanta demanda que ha tenido que pagar.

¿Valdrá la pena el celibato? Sócrates al referirse a las relaciones entre hombre y mujer decía: “Por esta razón, cuando el ser fecundante se aproxima a lo bello, lleno de amor y de alegría, se dilata, engendra, produce” Es lo natural, lo inexorable de nuestra naturaleza, ese es el impulso que me convirtió en padre que creo yo es la única fasceta mía que se puede rescatar. El amor de un padre a sus hijos, es único y sólo lo puede sentir el padre y el hijo, nadie más. Yo como padre algún consejo puedo dar que valga la pena a otro padre, porque SOY padre, el que no lo es, jamás podrá entender el amor que se le tiene a los hijos.Jamás podrá entender el sacrificio al que se puede llegar por ellos.¿Por qué negarles esa capacidad de amor a aquellos que han elegido el camino de ser nuestros guías espirituales?

La jerarquía eclesiastica debería oír un poco más al ex Primado de Milano el ahora Cardenal retirado Martini, lástima que no fue él el Papa pués posee una visión bien adecuada al tema que tratamos, todo cambia compañeros, la Iglesia tiene y debe de cambiar.

stickerprueba

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios
Categorías:Opinion
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: