Inicio > Editorial, Opinion > El Temor a Renovarse

El Temor a Renovarse


outreach

Por José Mario Olmedo Baratta.

Observador Juvenil/Kaos en la Red.

En medio de la vorágine de cambios que vivimos siempre notamos las resistencias a los mismos. Es la dialéctica naturaleza del humano, el sí pero no, típico de nuestra cultura.

Recurrimos a los dogmas y a las rígidas ideologías para no cambiar, pareciera que el pensar por si mismo se vuelve subversivo hasta para el mismo subversivo, que cambie aquel que cambie el sistema que cambie todo pero yo no cambio.

El padre Ellacuría nos decía, el tener claro que: “la realidad y la verdad han de hacerse y descubrirse, y que han de hacerse y descubrirse en la complejidad colectiva y sucesiva de la historia, de la humanidad”.

Al hablar de sucesión y complejidad Ellacuría reconoce la dinámica social que envuelve a la colectividad, nada es estático ni siquiera el concepto de Dios, todo está regido por el permanente cambio en el pensar del ser; es la lógica que debería de prevalecer en aquellos que dirigen instituciones políticas, Iglesias, tanques de pensamiento, Universidades, periódicos, en fin, la dinámica es inherente al pensamiento ordenado y continuado, el atrincherarse en posiciones inflexibles denota o pereza mental o falta de imaginación o acomodamiento a lo que otros dicen que es.

De un tiempo para acá nuestra juventud ha disminuido enormemente su capacidad de protestar, pareciera que le ha hecho mella la prédica de aquellos que no quieren que piensen mucho por si mismos, pareciera que el alienamiento se ha arraigado en ellos producto de una perversa publicidad que es idiotizante, pareciera que las ideologías excluyentes han triunfado sobre la universalidad en el pensar, pareciera que las duras contradicciones que generan la injusticia social no son tan importantes en el esquema actual, todos estamos preocupados en el diario subsistir, ya ni siquiera vivimos, sólo subsistimos.

Ahora estamos en presencia de un cambio real en el quehacer político del país, el nuevo gobierno es un punto de inflexión claro en la curva de gobiernos que hemos tenido a lo largo de la historia, los jóvenes de hoy son privilegiados de asistir a un cambio de timón generado sin violencia, eso debe motivarlos a buscar una renovación en sus actitudes de vida y convertirse ellos mismos en agentes dinámicos de ese cambio, de lo contrario serán políticos viejos y reacios los que rijan su destino, serán las viejas escuelas ortodoxas quienes los eduquen, las Iglesias seguirán imponiendo algunas premisas anacrónicas y medievales ante el silencio y estaticismo de los que deberían impulsar los cambios: los jóvenes.

Valdría la pena traer a colación el concepto de “anarquía”:

La anarquía es aquella forma de vida política (sistema jurídico y modelo económico) fundamentada en instituciones y pactos voluntarios -sin coacción- entre individuos soberanos, y en el rechazo a toda institución involuntaria (ej. el Estado).

Así, la anarquía sería la asociación u organización de individuos que voluntariamente establecen sus propias instituciones autogobernadas. Históricamente, la tendencia a la anarquía como objetivo político se ha expresado a través del anarquismo.

Hemos oído que la anarquía es peligrosa, generadora de desórdenes, pero al estudiar su definición anterior vemos que no es así, lo peligroso que tiene el ser anárquico para aquellos que quieren manipularlo es su proposición de ser auto gobernado, de ser soberano de generarse sus instituciones y de pactar con otros su forma de gobierno…De pensar por sí mismos. Son la pesadilla de los dictadores y de los dogmáticos que no aceptan la dinámica de otros en el pensar, son la pesadilla de aquellos que quieren someter con la vieja idea de anular nuevas ideas, son la pesadilla de la sinrazón.

La juventud debe y tiene que revestirse de un grado de anarquismo, el joven tiene que gritar para hacerse oír, tiene que ser contestatario y elevar siempre la antorcha de la libertad.

tr-por-que-callar

jac-dali

Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios
Categorías:Editorial, Opinion
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: