Inicio > Articulo Especial, Internacionales, Nacionales > Dagoberto Gutiérrez: “Hablar de la renuncia del Presidente de Honduras como base para nombrar a Micheletti eso es una ofensa jurídica e intelectual a la comunidad internacional”

Dagoberto Gutiérrez: “Hablar de la renuncia del Presidente de Honduras como base para nombrar a Micheletti eso es una ofensa jurídica e intelectual a la comunidad internacional”


Porque en Honduras hay un proceso para pasar de una democracia oligárquica a una democracia burguesa. Los dolores que hay en Honduras tienen que ver justamente con eso. No es democracia y antidemocracia no, es diferente clase de democracia. Democracia burguesa. Ahora bien lo mismo ocurre aquí en el país, de una democracia oligárquica cafetalera que es la que determina el ejercicio del poder político a una democracia burguesa.

Por Carlos Molina / Dario Flores.

Observador Juvenil/Kaos en la Red.

Es que en cierto modo en un golpe de Estado hay también una sucesión, porque está en juego el ejercicio del poder político. Pero es una sucesión no normal. Porque un golpe de Estado rompe un orden establecido desde el terreno del desorden, para establecer un nuevo orden.

Y lo que ocurre en Honduras tiene una dimensión histórica. En primer lugar se trata un golpe de Estado de los tres poderes del Estado, en contra del Gobierno de la República. Por que las Fuerzas Armadas son parte del poder ejecutivo. Pero en Honduras en este momento el poder judicial, el poder legislativo y las Fuerzas Armadas, depusieron al presidente de la República.

Este es una situación – sui generis – ¿Por qué? Es que en Honduras se planteaba la posibilidad de la convocatoria a una consulta ciudadana. Ocurre que a diferencia de El Salvador, la democracia representativa muy magra muy raquítica; en Honduras la democracia es participativa. Así esta establecida en la constitución de Honduras, el art.5 dice: El gobierno debe sustentarse en el principio de la democracia participativa, del cual se deriva la integración nacional – que implica participación de todos los sectores en la administración pública – pero esta es la almendra del tema.

Porque él presidente Zelaya organizaba una consulta ciudadana. Una pregunta sin poder vinculante, sobre si se incorporaba en la elección general de noviembre, una urna para responder una pregunta relacionada a la convocatoria de una Asamblea Constituyente que reformará la constitución, eso es todo.

Claro pero esto significa convertir al pueblo – en sujeto – es una cosa grave, pero además; ocurre que las Fuerzas Armadas en Honduras están en una situación diferente a las Fuerzas Armadas en El Salvador.

Es que en El Salvador se estable de una vez, hay un art. Especial. Donde se dice: El Presidente de la República es el Comandante General de las Fuerzas Armadas. En Honduras, el comandante general de las fuerzas armadas, lo elige la asamblea legislativa.

Es una diferencia fundamental, el Presidente de la República confiere los grados militares de sub-teniente hasta capitán, de ahí en adelante eso va al congreso. El Presidente de la República dirige la Fuerza Armada – por medio del comandante y jefe – la Fuerza Armada en Honduras decide, de manera privativa. La fabricación, la compra, la adquisición de materiales de guerra. Es decir en honduras, la Fuerza Armada es un propio poder dentro del estado y el presidente de la republica tiene poco recurso para tocar a la Fuerza Armada.

Eso expresa un momento de atraso del ejercicio del poder político, y se habla de la constitución este es sin duda un punto a tocar. Por eso es que, la amenaza era muy grande. El tema no es tanto, el de la reelección del Presidente Zelaya, es que hablar de la reformar la constitución en Honduras significa tocar estos puntos cardinales.

Es que el presidente Zelaya tiene una relación especial con las organizaciones populares. Y eso no forma parte del ejercicio tradicional del poder tradicional en ninguno de los países de la región. Que un presidente venido de un partido liberal, que es junto con el nacional, los partidos tradicionales en Honduras, establezca un dialogo una comunicación, un debate permanente con las organizaciones campesinas, obreras, estudiantiles y profesionales, eso es en ese mundo una especie de delito político.

En todo presidente se vuelve sospechoso, que pensaran como el gobierno de El Salvador, que también esta hablando, esta discutiendo, esta intercambiando con las organizaciones populares; también se mirara como delito, este es el problema. Pero Mel Zelaya también entabla relaciones políticas con el gobierno de Venezuela, también entra a trabajar con PetroCaribe en el proyecto ALBA, relaciones con Cuba. Todo eso, me parece a mí, que hizo, que el presidente Zelaya se volviera sospechoso a las oligarquías tradicionales de Honduras.

Incomodo y lo consideraron un sector, un sujeto sospechoso, muy peligroso. Porque una característica de los poderes tradicionales es: el miedo, el odio y el pánico a todo lo que venga del pueblo. Esta es la razón, ahora todos los poderes dieron el golpe de Estado. (Ejecutivo, legislativo y judicial) había un proceso para inhabilitar al presidente – esta es una forma de golpe de Estado técnico – existe en todas las constituciones. Hay dos golpes de Estado: el tradicional que se da en los cuarteles y hay una forma técnica. Aquí en El Salvador existe esa forma técnica de golpe de Estado. Es la opinión unánime de cinco médicos que declaran que el presidente de la republica esta enfermo, a perdido la razón, etc. En el momento que se forma una comisión medica por parte de la asamblea legislativa, eso es golpe de Estado.

En Honduras caminaba eso, pero no pudieron detener la consulta. Cuando el domingo vino la consulta – el golpe de Estado se hizo inevitable – eso metió en problemas a la Asamblea Legislativa por eso tuvieron que recurrir a la figura de la renuncia. Y entonces la Asamblea Legislativa para nombrar a Micheletti Presidente partió de la renuncia de Zelaya, cuando todo mundo avía visto por la televisión, que la Fuerza Armada, lo saco en la madrugada de su casa de habitación en piyama y lo expulso del país.

El presidente Zelaya ya estaba hablando a la par del presidente Arias desde Costa Rica, hombre si eso no es golpe de Estado, entonces que es.

Y hablar de la renuncia del Presidente de Honduras como base para nombrar a Micheletti eso es una ofensa jurídica y intelectual a la comunidad internacional.

Ahora bien por que la comunidad intelectual a actuado como lo esta haciendo? Es un golpe aislado internacionalmente, la OEA, el SICA, el gobierno de los EE.UU, que esta teniendo una posición muy clara.

Obama no podía poner otra conducta más que la que ha adoptado, La Unión Europea también. Porque, es este el retorno de las dictaduras militares al continente. Es el golpe militar en Honduras – el anuncio – de que viene de nuevo la tuerca de los Gobiernos Militares. Esto responde a la pregunta de todos aquellos que pensaban que los golpes de estado no regresarían. Aquí y en todo el planeta y en Marte. Siempre donde hay ejércitos hay golpe de Estado. ¿Que es lo que determina que habiendo ejercito, no haya golpe de Estado? Las condiciones históricas concretas y específicas. Todo ejército tiene las condiciones para dar golpe de Estado siempre y cuando las condiciones históricas lo establezcan ¿Que condiciones históricas hoy? Derrota del neoliberalismo a nivel planetario. Crisis del capitalismo estadounidense, rompimiento de la lógica del mercado planetaria y crisis económica política planetaria. Ese es el momento. En sur América surgen gobiernos de otro color, no militares, que presentan proyectos diferentes, una nueva moneda en sur América diferente al dólar. Una nueva moneda en Asia, una moneda en Europa y el dólar. Cuatro monedas en el planeta que sustituyen al dólar. En ese momento viene este golpe de Estado. Por eso es que no hay para ese golpe de Estado ningún espacio en este planeta. Esa es la razón por que ninguno de estos gobiernos quiere el retorno de las dictaduras militares en el continente.

¿Que le parece don Dagoberto, la posición de la oposición. En cuanto el pronunciamiento del partido ARENA?

Bastante lucida, bastante ordenada, desde su punto de vista me parece que ellos tienen razón y la clave esta en la figura de – el ejercicio democrático del poder – y ese es el punto y es que, por aquí por el ejercicio democrático del poder, aparece la naturaleza esencial del proceso político Hondureño y también las similitudes del proceso político Hondureño con el proceso político de El Salvador.

Porque en Honduras hay un proceso para pasar de una democracia oligárquica a una democracia burguesa. Los dolores que hay en Honduras tienen que ver justamente con eso. No es democracia y antidemocracia no, es diferente clase de democracia. Democracia burguesa. Ahora bien lo mismo ocurre aquí en el país, de una democracia oligárquica cafetalera que es la que determina el ejercicio del poder político a una democracia burguesa.

En Honduras los tres poderes en contra del gobierno de Honduras, expresado en el gabinete de gobierno. Lo mismo ocurre aquí; poder judicial, poder legislativo en manos de la derecha y el gobierno apenas controla una parte del ejecutivo. Segundo punto muy parecido de lo que ocurre en el país. Tercer punto, el presidente Zelaya con una relación intensa con la gente, con el pueblo y lo hemos visto en la televisión como el pueblo desarmado frente a las tropas armadas del ejército. Aquí ocurre lo mismo, el gobierno de Mauricio Funes en un proceso permanente de dialogo de discusión, comunicación con la gente.

Tres similitudes y dice muy bien arena “el ejercicio del poder político” esa es la clave y la clase de democracia, en Honduras, repito de la democracia oligárquica a la democracia burguesa, y uno entiende que ellos no quieren hablar de golpe de Estado. Por que ellos no pueden condenar golpes de estado, sienten que es muy pesado, deberían hacerlo, podrían hacerlo por que cuando no lo hacen, están solos en el concierto de la comunidad internacional que está condenando el golpe de Estado. Pero ellos tienen su propia inteligencia política, tienen dirigentes muy sabios.

En Honduras en este momento hay dos gobiernos, un gobierno de derecho presidido por el presidente Zelaya; y un gobierno de facto así se llama, presidido por Roberto Micheletti son dos gobiernos. El gobierno de facto que se basa en la ley, en la fuerza, en la fuerza del golpe de Estado. Y el gobierno de derecho que es el que preside el presidente Zelaya se basa en el ejercicio del voto por parte de los ciudadanos. La comunidad internacional reconoce al gobierno de derecho del presidente Zelaya. Ahora bien hay un desafío de la comunidad internacional – América Latina toda – ese gobierno de facto, esta aislado, no tiene reconocimiento internacional. El cierre de las fronteras anunciado es el corte de las relaciones comerciales.

Entonces el presidente Zelaya ha de regresar a Honduras, mas temprano que tarde como presidente, reconocido por la gente, reconocido por la comunidad internacional ¿Quién es el presidente? Ante quien se van acreditar los embajadores, con quien se van a tener las relaciones políticas, con quien se van a tener las relaciones económicas ese es el punto.

Nadie quiere tener relaciones de ningún tipo con el gobierno de facto que está en Tegucigalpa en este momento. La OEA no está abalando eso, de nuevo la OEA esta en una situación muy delicada. No puede hacerlo la OEA sin deshacerse totalmente, dicho sea de paso la OEA no tiene prestigio político suficiente en el continente. Pero si en este momento la OEA abala ese golpe de Estado se difumina se difumina como espuma de jabón. No puede hacerlo se esta jugando su propio físico.
Obama tampoco podía respaldar el golpe de Estado; históricamente todos sabemos en el continente que los gobiernos de los Estados Unidos han estado detrás de una larga lista de golpe de Estado, no solo en América Latina, si no que en el mundo. Si pero ahora todo tiene que ver con las condiciones históricas – siempre hay que fijarse en la historia – hoy Washington no puede hacer eso y no lo ha hecho.

tr-por-que-callar

jac-dali

tr-org-che

Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios
  1. jorge morales
    julio 6, 2009 en 12:57 pm

    El problema es: ¿Còmo salir del entuerto?. Los paìses latinoamericanos tenemos el espacio para resolver nuestros propios problemas ante la distancia prudente y el bajo perfil pùblico mantenido por USA. El desafìo es: ¿seremos capaces de resolver nuestros problemas sin intervencionismo de la potencia gringa? o ¿tendremos que solicitar a Obama que intervenga para que resuelva este problema?. He aquì el desafìo, tendremos que demostrar que hemos alcanzado la madurez necesaria como para tratar y contener a las fuerzas oscuras del pasado.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: