Los Anacoretas


san_Antonio_Abad_1

Por José Mario Olmedo Baratta.

Observador Juvenil/Kaos en la Red.

El afán del hombre de conectarse con Dios lleva a extremos increíbles. Un monje le preguntaba a su maestro, padre espiritual: “Dime que debo hacer para salvarme”, el monje respondía: “huye de los hombres y te salvarás”. Así fue naciendo el concepto de los anacoretas o eremitas que tomaron como casa el desierto de Egipto y allí proliferaron. Un anacoreta de los más famosos fue San Antonio Abad quien apadrinó a otros que abrazaron esta forma de adoración del Todopoderoso. La ocupación principal era la de rezar, lo hacían de día y de noche, la mayoría pasaba en vigilia la noche completa, algunos se dedicaban a la jarcia, labor manual que les permitía centrarse en sus oraciones. Luego de sus orígenes el anacoreta se agrupó con otros y así se organizaron y fundaron los primeros monasterios basados en la exclusiva contemplación de Dios y en la penitencia y el ayuno.

La Iglesia Católica pone como un buen ejemplo de estos sujetos  a san Juan el Bautista por su desprecio por todo lo mundano y dice que a él imitan los monjes actuales que persisten en esa práctica que al parecer de muchos es algo totalmente egoísta y anti humanista.

Dios resulta algo tan fuera de lo natural que no merece el hombre ni siquiera tener el afán de relacionarse con sus semejantes, tamaño misticismo anula la propia esencia del ser. Bajo esta óptica de sólo adorar a Dios, qué importa lo social, que importa el amar a tu semejante, que importa el cuidar tu medio ambiente, que importa ayudar al necesitado, importa sólo tu propia relación egoísta con el ser Superior y dedicar todo tus esfuerzos al rezar.

En la actualidad hay anacoretas refugiados en cuevas esperando el “día del juicio final” hay otros que sin declararse como tales predican el fin por todas partes y te asustan con que si no rezas te va a llegar tu final. Son buenos para plantearte la muerte pero son incapaces de hablar de vida porque no la conocen, evidentemente son seres carentes de amor, de sentimientos, incapaces de sentir algún gusto por la vida y por lo bello, son realmente destructivos, eunucos mentales y en su incapacidad de producir se refugian en actitudes de pura contemplación y destrucción de cualquier faceta humanista, desvirtuando cualquier otra forma de acercarse a Dios.

Que lástima que estos sujetos anden sueltos por el mundo, lo que la humanidad necesita es solidaridad, es conocimiento de su ambiente para que en su protección se adore a Dios de una forma práctica y productiva, necesitamos a seres humanos que amen realmente a otros seres humanos y que a través de ese amor se transporten a un plano sobrenatural de comunicación con el Hacedor. No necesitamos a místicos incendiarios  que anuncian el Apocalipsis a cada rato, necesitamos técnicos, ingenieros, médicos, economistas, obreros, campesinos para seguir la obra de Dios en esta tierra tal como El nos lo mandó.

Recuerdo que el gran maestro de generaciones en El Salvador don Rubén H. Dimas cuando llegaba a visitar a mis padres  le decía con cariño aunque con una fuerte grado de crítica a mi madre: “Mariíta, a Dios hay que rezarle, claro que sí, pero a Dios no hay que fregarlo todos los días”.

Tenemos refranes populares como el de “A Dios rogando y con el mazo dando” que encierran un alto grado de sabiduría, antes que adoradores de lo divino somos humanos, seamos buenos humanos y lo demás vendrá por añadidura. Cuidemos nuestro entorno, cuidemos a la gente que amamos, cuidemos la ciudad en que vivimos, seamos solidarios con el pobre, con el necesitado, en lugar de andar en la búsqueda de nuestra propia salvación, salvemos al hermano que sólo necesita de nuestra caridad y de nuestro cariño. No nos volvamos anacoretas del corazón, nuestro trópico nos da ejemplos de lo grandiosa que es la vida, de la capacidad de producción de nuestra tierra, aquí no es el desierto, aquí a pesar de nosotros mismos, lo que predomina es el verde de nuestra flora, el canto alborotado de nuestros pericos, las milpas que crecen con las pródigas lluvias, las bellas mujeres morenas, nuestro trópico nos enseña a tener un culto inteligente por la vida y una humilde aceptación de su final.


CRONICAS DE GUERRA

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

Anuncios
  1. Augusto César Tamayo
    diciembre 22, 2009 en 10:42 am

    Tu visión en relación a la ANACORÉSIS o hacer ” el maquis ” como antiguamente decían,,es una elección muy personal de cada ser que transitó por esta ruta, TÚ no tienes el derecho de juzgarlos,, es su elección , como tú elegiste ser – humanista – . Si no te diste cuenta el mundo está hundido en la contaminación de toda indole : física , espiritual ,, destrucción de la naturaleza con los desechos que el hombre produce todos los días ,, SUPERPOBLACIÓN,, enfermedades desconocidas,, guerras,, politequería,, el hambre que va creciendo en muchas partes,,imagínate es hermoso las cosas bellas que te ofrece este mundo físico: paisajes esplendorosos,flores lindas, diversidad de flora y fauna ,,todo esto es el reflejo de la belleza que trasciende ,, luego de esta vida física,, pero estas cosas bellas del mundo cada vez son mas y mas escasas,, si no lees las escrituras ( la biblia ) se están cumpliendo impresionantemente,, yo aprendí que la experiencia en el paso por este mundo es prepararse para cuando llegue la muerte física,, el mundo espiritual es eterno,,el mundo físico es temporal e imperfecto…

  2. mayo 26, 2011 en 10:10 pm

    Se ve que eres una persona muy perspicaz,pero creo que deberías respetar lo que cada quien decide hacer después de todo es su vida, y aun cuando ay gente religiosa en el urbanismo no ayudan hacia todo lo que mencionas.
    Podría decir que e tratado a muchos tipos de seguidores de religión ,y con todo respeto la mayoría son gente falsa.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: