Inicio > Internacionales, Nacionales > El Salvador y Honduras: Explotación y Subdesarrollo

El Salvador y Honduras: Explotación y Subdesarrollo


Observador Juvenil/Kaos en la Red.

El Salvador y Honduras guardan muchas semejanzas, somos países vecinos con una histórica herencia de explotación y subdesarrollo. La pobreza cunde en más de la mitad de la población y nuestras principales fuentes de recursos provienen de las remesas del  trabajo exprimido de los emigrantes.

Sus estructuras económicas, políticas y militares están más conectadas de lo que parece.

Ambas burguesías, más que las otras de la región, mantienen “alianzas estratégicas” para expandir sus capitales por todo el istmo y fuera de este. Estados Unidos mantiene en estos países bases militares como parte de su pretensión de dominio geopolítico. Su institucionalidad es sumamente limitada y precaria dada las democracias “representativas” ya bastante desprestigiadas.

Hay sin embargo diferencias significativas que vale la pena analizar a la luz de los últimos acontecimientos en Honduras. Su presidente Manuel Zelaya, con un amplio respaldo popular, emprendió un grupo de importantes acciones que plantean una ruptura con el orden establecido en ese país. La más importante: la posibilidad de avanzar hacia el establecimiento de una nueva constitución política que promoviera, entre otras cosas, una democracia participativa. Fue este hecho el que le ha apartado momentáneamente, producto del golpe de estado, del gobierno.

Se trata de una oportunidad de ruptura con la institucionalidad burguesa y la posibilidad del establecimiento de un nuevo régimen. Este camino lo va marcando la resistencia popular, confirmando que solo la organización puede consolidar las esperanzas de una democracia más justa y participativa, que permita hacer cambios a las condiciones de miseria y explotación en el país vecino.

En cambio en El Salvador, que a decir de muchos, es ejemplo de una democracia renovada y moderna, capaz de permitir la alternancia en el gobierno, ahora en mano de la “izquierda”, se sigue empecinado en salvaguardar una democracia representativa, manteniendo al pueblo con derechos políticos raquíticos, ofensivos y ridículos: votar, participar en un partido político, ser candidato,  nunca decidir, nunca elegir.

A juzgar por lo hasta ahora visto, el gobierno de Funes no tiene intensión alguna de quebrar los poderes que han impedido las transformaciones necesarias. Si esto es así, deberían de ser las organizaciones populares las que deben marcar la pauta para establecer el nuevo poder político que permita y asegure que se gobierne con todos, pero preferentemente para las mayorías explotadas y oprimidas de la patria.

Lo anterior sin duda nos enfrentará a sectores económicos, políticos, militares y mediáticos animados a fortalecer y extender el experimento hondureño, pero es el camino inevitable para hacer avanzar la historia hacia la posibilidad real de poder introducir los cambios necesarios a las estructuras de explotación que nos tienen en la miseria.

CRONICAS DE GUERRA

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: