Inicio > Nacionales > Los Proyectos de Muerte: Lecciones de Una Lucha

Los Proyectos de Muerte: Lecciones de Una Lucha


tr-org-che

Observador Juvenil/Kaos en la Red.

logorr_peqEl capitalismo salvaje no tiene ya otras formas de obtener ganancias si no es a costa de la existencia del planeta. Su riqueza se ha sostenido en la sobreexplotación de los recursos naturales como el petróleo, el carbón, oro y otros. Ahora necesita llevar esta explotación al límite, sometiendo al planeta a una crisis ecológica que, de seguir así, en cincuenta años no habrá posibilidades de revertir el daño ocasionado.

Estos proyectos de muerte nos los quieren vender como “mega-proyectos” que benefician a las comunidades donde se establecen. Pero la verdad la podemos ver todos los días; sólo nos traen daños ecológicos que no únicamente afectan a esas comunidades, sino a toda la población y tampoco llevan beneficios económicos a los países

En El Salvador los casos más sonados son la minería metálica y las represas. En el primero la batalla está casi ganada, no así en el segundo. Municipios como San Antonio del Mosco, Carolina, San Luis de la Reina, Nuevo Edén de San Juan y San Gerardo, en el norte de San Miguel mantienen una resistencia al proyecto de la represa de El Chaparral, siguiendo el ejemplo de la virtual victoria sobre el caso de la minería.

Esta victoria parcial solamente fue posible gracias a la organización y participación activa de las comunidades y una fracción del movimiento social, reunidos en la Mesa Nacional Frente a la Minería Metálica en claro desafío a los intereses de las grandes empresas transnacionales y en defensa de la vida.

Triunfo sobre la minería

Las implicaciones de rendirse a los pies de la minería metálica traería consigo un desastre ambiental sin precedentes en todo el país: contaminación de suelos, ríos, aguas subterráneas y aire, perjudicando la salud de las y los salvadoreños. Amparados en diversas investigaciones, se determinó que nuestro país ya padece secuelas de proyectos mineros desarrollados en los años 70’s y que ocasionaron la destrucción irreversible de ríos en los departamentos de Morazán y La Unión. Si se permitiera nuevamente la extracción de oro y plata, se presentarían más casos de cáncer, malformaciones genéticas y muerte.

La lucha en contra de la minería tiene mucho valor y ha demostrado que la voluntad popular tiene poder. Esta resistencia tiene anécdotas como la hazaña de sacar la maquinaria de la empresa Minera Pacific Rim para detener la exploración. Los pobladores de municipios de Cabañas denunciaron que, producto de dicha exploración, el agua había escaseado en varias comunidades. Pero además, esta lucha tiene su cuota de sangre y sacrificio; varios líderes han sido amenazados, otros han sido agredidos y hace pocos días se conoció del secuestro y luego asesinato de uno de los líderes en contra de la lucha anti minera, Marcelo Rivera, que su caso reviste muchas incógnitas para creer que detrás del crimen está la delincuencia común.

La batalla final para que esta lucha se consolide en un verdadero triunfo en defensa de la vida, depende ahora de iniciar una nueva ofensiva en  contra de la Asamblea Legislativa, para que apruebe una nueva ley ó reforme la Ley de Minería ya vigente, en la que se establezca una prohibición de la exploración y explotación minera metálica.

La represa El Chaparral

Las represas han sido vendidas como parte integral del desarrollo de un país, cuestión muy discutible porque no siempre lo son, contrariamente resultan negocio de grandes empresas de poderes nacionales o transnacionales.

El Salvador no necesita de más represas, pues las ya existentes generan energía eléctrica suficiente para la población. Actualmente se planea construir dieciocho represas; El Chaparral, Cimarrón, y El tigre serían las más grandes. Estas las construiría el Estado con dinero prestado (el que se pagará con altos intereses) para después otorgarlas en concesión a empresas privadas y ellas vendan el excedente de energía en la región Mesoamericana.

Siendo este un proyecto de corte neoliberal, creíamos que se detendría al entrar el gobierno del cambio; pero Funes demostró la continuidad del plan al mantener a Nicolás Salume como Presidente de CEL. De todos es sabido que la familia Salume financió parte de la campaña electoral de Funes, con el propósito de poder participar en el gran negocio de las represas. Esto es una puñalada en la espalda al pueblo que votó y confió en él.

Esta situación plantea un mayor desafío para las comunidades y organizaciones sociales en resistencia, que no deben descansar en su lucha por romper los compromisos que debajo de la mesa existen entre los empresarios y el gobierno. Luchas como la del movimiento contra la minería metálica, nos han demostrado que con organización y unidos venceremos contundentemente a favor de la vida.

Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios
Categorías:Nacionales
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: