Inicio > Articulo Especial, Nacionales > La delincuencia y la violencia es una negación natural al sistema que oprime a la sociedad.

La delincuencia y la violencia es una negación natural al sistema que oprime a la sociedad.


Por Vladimir Medrano.

Observador Juvenil/Kaos en la Red.

Justo cuando asciende un gobierno con credenciales de izquierda ante el pueblo e inmediatamente se desata una ola de violencia en El Salvador. Es muy cierto que la derecha ha utilizado el tema de la delincuencia y luego el de la violencia en su favor, tanto para amedrentar el ascenso de las luchas, como para fortalecer el negocio de la seguridad, pero ahora la violencia aparece en el mapa con intenciones claramente políticas.

La muerte de Marcelo Rivera es un “alón de orejas” para el nuevo gobierno, porque todavía no está tratando el tema de la violencia en su dimensión, y hablamos aquí de su dimensión histórica para comenzar. Esta es una sociedad “bañada en sangre”. La violencia aparece en todas sus facetas, desde la violencia en la aplicación de medidas económicas impuestas por el imperialismo Estadounidense, la violencia como política del mismo Estado en épocas militaristas, pasando por los Escuadrones de la Muerte, que es su culmen, hasta llegar a las políticas que quieren convertir este problema en un tema exclusivo de policías y de jueces, tal es el pensamiento del nuevo gobierno, que asume que mejorando las condiciones de los policías y llevando jueces con “otra filosofía” bajaran los homicidios en el país.

Es tan grande la desinformación que existe que lo único que está a la vista son esas acciones, que parecen ser como la política a seguir por el nuevo gobierno. Es sin duda importante que se mejoren las condiciones del cuerpo policial, pero este trata únicamente el tema de la seguridad ciudadana, no el de la delincuencia. La violencia tiene a su base una raíz histórica, política, social, económica y cultural, huir de esto, es huir de la sociedad misma.

La delincuencia es una negación hacia el cumplimiento de la ley, si el sistema se ensaña en contra de mí con la mayor violencia, llegando al grado de negar al ser humano, lo mínimo que yo puedo hacer es negarme a cumplir las leyes de ese sistema, esa es la filosofía que se esconde en el actuar de cada individuo, por eso no es curioso que la violencia y la delincuencia explote en los estratos sociales más bajos, porque es allí donde la violencia económica y política ha entrado con mayor rigidez, donde las políticas que han emanado del Estado han golpeado sin piedad.

Una entrevista con un líder de una pandilla salvadoreña deja al desnudo esta situación, ellos reclaman espacios en la sociedad, empleo, condiciones humanas de vida. Claro está que no todos los pandilleros tienen el mismo pensar, pero en el fondo el tema de las pandillas es para este sistema un “mal necesario”, en la medida en que se vuelve un instrumento al servicio de intereses particulares que se puede utilizar en el momento indicado, este por ejemplo.

Pero la nueva faceta de la violencia llega ya a lo político, y lo político en su rigor, atacando líderes, periodistas y hasta religiosos que tienen una destacada labor en contra de medidas económicas neoliberales o en defensa del medioambiente. Esta faceta es muy compleja para el nuevo gobierno, primero porque se trata de la izquierda la que está en el gobierno, y estos asesinatos y amenazas a la vida se dan en su gestión. Por si fuera poco el nuevo gobierno no ha dicho nada al respecto, y de nuevo la política del gobierno se conoce, ni si quiera una posición al respecto.

Cabañas y sus líderes en un bastión de la derecha, libran una batalla por la vida y la lucha que se ha realizado en la zona ha sido titánica a favor de la misma vida, lo mínimo que debió hacer el actual gobierno es manifestar su dureza en contra de este tipo de crímenes e investigar los hechores del asesinato y de las amenazas de muerte, sin embargo no fue así.

En tal sentido estamos viendo de cerca la inviabilidad del sistema en todas sus aristas, lo más importante es que la sociedad comienza a necesitar de transformaciones, no de simples cambios de gabinetes de gobierno, los niveles de delincuencia y la violencia es natural en tanto que la sociedad necesita ya de un nuevo paradigma, pide a gritos iniciar la transición del Capitalismo, eso es lo que este gobierno no entenderá jamás, el tema de tratar la violencia y la delincuencia con policías y jueces, es jugar a la perpetuación de la negación del ser humano.

Puertas de Nora

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: