Inicio > Articulo Especial, Internacionales > Brasil: La crisis no pasó su factura de barbarie.

Brasil: La crisis no pasó su factura de barbarie.


lula

Por Venancio de Oliveira.

Observador Juvenil/Kaos en la Red.

En los últimos meses hubo un cambio de las expectativas. El fantasma de la crisis parece estar siendo derrotado ¿Como?, ¿Las fuerzas del mercado purificadas estarían ajustando sus fallas temporales y necesarias? Algunos sacan el rebuscado lenguaje económico que se reinventa para poder hacer el de siempre: encantar y nada explicar. Los indicadores deberían de ser analizados con más cuidado y menos optimismo. Es el desespero del poder que no logra entender la ineficiencia de los mecanismos del mercado. Todavía, es difícil aceptar que un amplio sector de la izquierda brasileña fue coaptado por éste proyecto de poder.

Antes de la salida de los indicadores del último trimestre los analistas y petistas   – antes opuestos, hoy amigos – mantenían el discurso de los fundamentos sólidos brasileños para salvar el mundo de las mercancías. La realidad tiene dificultad de encajar en este intento de manejar las expectativas. Las variables fueron analizadas con mucha prisa.

Veamos algunos de éstos datos. El precio del petróleo volvió a subir, entre las casas de  U$ 60 dólares y U$ 70 dólares3. Los inversionistas financieros volvieron a tener “preferencia por el riesgo” y se movieron para los países emergentes. Las exportaciones chinas cayeron. Las relaciones entre Brasil y China reforzáronse. La burguesía brasileña empezó a presionar el PSDB4 a aceptar el ingreso de Venezuela en MERCOSUR. El presidente Chávez viene a Brasil pedir préstamos, con un discurso un poco exagerado, elogiando las ganas empresariales brasileñas.

Estos datos entrecortados podrían sugerir otra cosa de que la racionalidad del sistema que se auto-ajusta. Para echar un poco de agua fría en los optimistas es solo ver las noticias de quiebras y caos en la economía estadounidense que se mantiene en alta. El gigante histórico, General Motors, ha quebrado y tuvo de ser ayudado por la mano (hoy) providencial del Estado.

El movimiento de los inversionistas financieros no debería ser analizado con elogios. El comportamiento salvaje de ganar dinero rápido y fácil es más señal de senilidad del modelo económico de que del progreso. El hecho de que éste capital parasitario este valorizando las monedas de los países emergentes es señal de desespero del capital, están huyendo del dólar, y de las economías de los países hegemónicos. Los llamados emergentes atrajeron U$ 21 mil millones de dólares de los inversionistas. Ya los mercados de países centrales (Japón, Europa y EE UU) perdieron U$ 14, 1 mil millones de dólares5.

Esto es una señal más negativa que positiva. El déficit de los Estados Unidos promete ser mayor con los proyectos de salvación de Obama. El dólar tendrá dificultades crecientes para se mantener como la moneda de referencia. Un proceso de cambió de patrón no será indoloro, con la quiebra del dólar, muchos países y capitales sufrirán devaluaciones, con consecuencias cumulativas para la economía global. La crisis del dólar es una crisis de las monedas como sistema de referencia de valor sostenible, son los efectos del capital ficticio cobrando su parcela en el pastel.

Brasil y su papel geopolítico en ajedrez de la crisis

avionEn esto sentido es importante analizar el papel que juega el Brasil en la mundialización del capital. Las exportaciones brasileñas tienen un doble destino, los países centrales y los periféricos. El Brasil exporta capitales, carros y aviones para la burguesía y poca clase media de países de extrema periferia de la economía mundial, con la pulverización de estos mercados, o sea, con la ampliación del horizonte comercial hecho por la diplomacia brasileña, permite incrementar la cartera comercial brasileña. Por último, Brasil exporta sus comodidades, carros, aviones y parte de sus ganancias para los países centrales. Así, Brasil es fuertemente dependiente de la exportación, bien como de la salud de los países periféricos y centrales.

El capital internacional también es dependiente de la economía brasileña, pues tiene ganancias a recibir de sus inversiones especulativas y de sus montadoras de carros. Es importante agregar en esto sentido la participación de capital internacional en la Petrobrás (de petróleo), Vale do Rio Doce (minería) y Embraer (de aviones). Empresas estratégicas para la economía nacional.

No podemos nos olvidar el proceso reciente de devaluación del real. El hecho de que el real este valorizado, no significa que sea una moneda sostenible mundialmente. El capital tiene memoria de pajarito, nadie más se acuerda que antes del crack de octubre de 2008, el mundo ha especulado con el real, primero lo valorando, después lo devaluando. Esto ha causado la debacle de la Aracruz6 que fue salva por el gobierno Lula.

El real es en su naturaleza una moneda-prostituta. Sirve para dar todo, y solo recibir las migajas de los hombres ¿Cual son los efectos que estructuran esta naturaleza? Dieciséis años de gobiernos disciplinados a las reglas del mundo civilizado del dinero. Esto crea una estabilidad aparente para nuestra moneda. Coronada con los puntos que los especuladores nos dieron en el año pasado, el Investiment Grad. El real es el paraíso. En los tiempos gloriosos de nuestros intelectuales de “izquierda” –  de los cuales algunos se mantienen en la trinchera de la resistencia –  esto ya era percibido. El real valoriza, los inversionistas llegan, ganan dinero y salen, devaluando nuestra moneda. Es una apuesta. Algunos ganan, otros pierden. Siempre el pueblo pierde, pagando las apuestas de los jugadores. La situación del hijo que juega todo su dinero y la madre que en el final siempre le salva.

Otro elemento para entender la participación del Brasil en la red financiera mundial es su papel hegemónico regional y, las características de su proceso productivo interno. Como bien analizado por Ruy Mauro Marini7, el Brasil tiene características de economía subimperialista. Ésta naturaleza conquistada por la industrialización en los años de oro del capitalismo brasileña fue rearticulada, no se ha perdido, ha mudado su forma. Pero mantiene el esencial.

La economía brasileña explota naciones menores, como Paraguay, Venezuela y otros. Eso crea un efecto amortiguador para la burguesía brasileña que es sirvienta de la economía mundial ¿Como hace eso? El empresariado brasileño, en alianza con el Estado, domina fronteras agrícolas y, recursos naturales de países latino-americanos, eso permite costos menores, con un excedente mayor para la burguesía brasileña. Eso alivia la presión sobre las tasas de acumulación interna, que sufren con la necesidad de transferencia de excedente para el exterior, con pagamiento de interés y rentas enviadas a las matrices de las multinacionales, ubicadas en Brasil.

El Brasil tiene potencial económico y regional, eso crea la ilusión en los apostadores internacionales. Pero, eso tiene respiro corto, pues Brasil es dependiente de la acumulación en los países centrales. Los programas de salvación de Obama pueden crear otro ciclo corto de acumulación, pero basado en elemento débiles, la deuda externa e interna estadounidense. La crisis del dólar aun no fue sentida en toda su dimensión.

El factor China aun es una incógnita. Es una economía más grande de que la brasileña, pero algunos elementos son semejantes: la superexplotación de trabajo nacional y la dependencia de la acumulación del capital internacional. La caída de la exportación china es un factor, que puede acumular más consecuencias negativas mundiales.

Otro ciclo de crecimiento no anula las contradicciones propias del capitalismo. Un consumismo chino, brasileño y un plan de guerra estadounidense de largo alcance pueden generar una superproducción de manufacturas y, de sobredemanda energética sin precedentes, que podía amenazar la propia civilización humana. La crisis no acabo, es imposible sublimar sus consecuencias. Ella no trae tranquilidad para los socialistas, ella puede pasar su factura de barbarie.

Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

  1. Juliocesare
    agosto 25, 2009 a las 12:05 pm

    Total, en que quedamos, primero dicen que China es una incógnita, luego dicen el consumismo chino y luego para finalizar dicen que ello no trae tranquilidad para los socialistas.- Como se puede ver que estos “socialistas” hace mucho tiempo que perdieron la perspectiva de la historia.-

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: