Inicio > Articulo Especial, Editorial, Nacionales, Opinion > Lucha Politica por la Independencia ( I )

Lucha Politica por la Independencia ( I )


Por Dagoberto Gutierrez.

Observador Juvenil/Kaos en la Red.

banderacaraEspaña era un reino católico trazado que jefeado por Isabel y Alfonso, reyes de Castilla y Aragón respectivamente, culminó en 1492, la larga guerra de liberación del dominio Árabe. Durante mas de 700 años, los árabes o moros como eran llamados, dominaron la península Ibérica, estableciéndose sobre todo en la parte sur de ella. Lo que se llama hoy Andalucía, contenía las áreas de mayor control y eran, áreas de tolerancia religiosa y cultural,  de desarrollo científico, arquitectónico, científico y literario. Todo esto fue sepultado grotescamente cuando los llamados por el vaticano “reyes católicos”, tomaron la  gran ciudad  de Granada  de manos de Boabdil, culminando, militarmente, la reconquista de la península.

Ese mismo año estos personajes ejecutan la empresa mercantil más audaz al impulsar el viaje de Cristóbal Colon hacia la India. Esta era el reino de las especies y las mercancías y el mercado hacia el cual acudían los imperios de la época. Cuando supieron que Colon no llegó, finalmente, a la India, estos mercaderes llamaron a las tierras que invadieron y en las que ejercieron todo pillaje y todo genocidio, India Occidental como una maniobra legal para menguar el ridículo ante la empresa Portuguesa de Vasco de Gama que si llegó, de verdad a la India de verdad.

En lo que hoy es Centro America, se estableció la capitanía general de Guatemala, intendencias como San Salvador, mientras en otras áreas mas importantes se establecieron virreinatos, pues bien en lo que se llamó San Salvador, en referencia a Cuscatán (el nombre originario), aparecieron familias criollas, españoles nacidos aquí, con suficiente poder económico y propiedades agrícolas, como para competir  con las poderosas familias de otros criollos que desde la ciudad de Guatemala controlaban la actividad comercial con la metrópoli, através de su vinculo con la casa de contratación de Sevilla, en España.

Aquí aparece, una línea de contradicciones que influirá y promoverá, en su momento, la lucha independentista.

Al interior de la sociedad colonial, se movían, igualmente, otras contradicciones como las que actuaban entre los ladinos (Mestizos) y los Indígenas, dueños originarios de estas tierras; entre estos dos sectores y los criollos propietarios; entre el pueblo, indígenas y ladinos, y las autoridades impuestas por los criollos como los alcaldes y, desde luego, la contradicción entre todos estos sectores y un mítico rey que desde un reino lejano y mas allá del mar se consideraba, en nombre de la espada y de la cruz, dueño de todo, que imponía leyes, que se llamaban leyes de indias, cobraban impuestos y controlaban el comercio.

La Iglesia Católica, que fue aliada del pillaje y la sangre derramada en la invasión y en el control del territorio, ejerció en esta sociedad una fuerte influencia ideológica, intelectual, económica y política; era propietaria de tierras y también de las conciencias del pueblo convertido, forzosamente, al catolicismo. Se trataba de una elite intelectual, que, tal como ocurre y ocurrirá siempre en circunstancias históricas, tensas, se incorporó a la conspiración contra los poderes que chocaban con los intereses de las elites criollas locales, a las que pertenecían los sacerdotes conspiradores.

El pueblo aspiraba a librarse del control de ese poder que casi fantasmalmente regia sus vidas desde lejos y desde cerca y esto quiere decir, que el pueblo confrontaba con el poder de los reyes católicos en España y con el poder de los criollos cercanos; pero sin embargo y pese a ser la fuerza social política movilizadora y sensible de la conspiración independentista, no era su cabeza dirigencial, porque esta estaba en manos de la élite criolla local, de los sacerdotes, terratenientes y propietarios.

En estas circunstancias históricas, y, como suele ocurrir, los intereses diversos que movían a los diferentes sectores, podían converger, y de hecho lo hicieron, en la dirección más importante de la coyuntura: el rompimiento de los lazos políticos de dependencia con la metrópoli española.

Aquí encontramos una especie de alianza política en donde diferentes sectores, siendo enemigos de clase, como explotadores y explotados, frente a un enemigo común: el imperio español, tenían razones para coordinar sus acciones y perseverar en un esfuerzo político, pese a los reveses de 1811 y 1814.

La capitanía de Guatemala no era la joya de la corona del imperio español, como lo era cuba o el virreinato de nueva España, por eso la independencia se alcanzó sin guerra.


Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: