Inicio > Arte y Cultura, Eventos, Internacionales, Nacionales > Aprende Más Sobre los Cafres

Aprende Más Sobre los Cafres


los-cafres

TOMADO DEL SITIO OFICIAL DE LOS CAFRES.

Brutal ritmo lento de sangre caliente, que toma posesión de ti.

Cafre, adjetivo, del árabe “Kafir”, infiel. Así llamaban los musulmanes a los negros del sudeste africano que no profesaban la fe mahometana, quienes, por lo tanto, eran “infieles al Corán”. Con el tiempo, para los árabes “kafir” fue sinónimo de “incrédulo”. Y más tarde, por incrédulo, el kafir fue “bárbaro”. Luego por bárbaro fue “cruel”, después por cruel fue “animal”, y posteriormente “bestia”, “selvático”, “patán”, “inhumano”…
Así las cosas, cuando la palabra cruzó las fronteras musulmanas, se expandió por todo el mundo como un adjetivo peyorativo, de mayor o menor gravedad según las regiones, pero en todos los casos significando “brutal en el más alto grado”. En España se la castellanizó como “Cafre”.
Caída en desuso en el Río de la Plata, la palabra “Cafre” tiene para los argentinos el encanto simpático que caracteriza a las palabras que forman parte del pasado y que sólo se escuchan en boca de algún foráneo o se leen en algún texto impreso en el exterior. Este último fue el caso de Adrián Canedo, primer baterista de Los Cafres, que la leyó en un libro sobre la historia de Bob Marley, escrito en España, allá por principios de los años ochenta.

Gestación. Nace un misterio en donde se reúnen esos polos opuestos…

El comienzo de todo hay que buscarlo en la primera parte de los años ochenta en la feria de compra y venta de discos y cassettes que funciona en Parque Rivadavia, Buenos Aires, lugar obligado donde conseguir buen reggae en aquellas épocas. Allí se conocieron Roberto “El Robba” Razul y Adrián Canedo, primer bajista y baterista de Los Cafres, respectivamente. A ellos hay que sumarle a Guillermo Bonetto, a quien Adrián le suministró los primeros vinilos de reggae.
Fue Adrián también el que propuso el primer ensayo. Junto a “El Robba” y Bonetto se juntaron a tocar en una sala de ensayo en la calle Aranguren. A pesar de lo caótico que resultó, notaron que algo había al final del camino. ¿Y si hacemos un grupo?, preguntó Bonetto. Nadie contestó, pero el segundo ensayo ya estaba pactado. La idea de un grupo rondaba por la cabeza de Bonetto desde hacía rato: en su casa solía reunirse a tocar unos reggaes con diferentes amigos, entre los que estaban el Bahiano, quien se incorporó a Los Pericos, banda a la que poco después se sumó Bonetto también.

Los Cafres toman forma y llegan a flotar en frecuencia, casi en armonía, doblados de risa.

Para el segundo ensayo El Robba trajo al guitarrista Gustavo “Tendón” Pilati. También se sumaron Ariel Müller en teclados, Eduardo “Equard” Pretalis en percusión y los vientos de Los Auténticos Decadentes: Chiflo en saxo y Capanga en trompeta.
La primer fecha la consiguió Tendón: debutaron en 1987 en “Funk”, un exótico “departamento-pub” en la esquina de las avenidas Santa Fe y Pueyrredón en el Barrio Norte de Buenos Aires. La informalidad caracterizó al show: todos tocaron y cantaron, el micrófono y los instrumentos pasaron por las manos de amigos y allegados mezclados entre el público (de por sí, el lugar no tenía escenario).
Recuerda Bonetto que desde el primer momento “Los Cafres estuvieron supeditados a Los Pericos: muchas fechas que podríamos haber hecho no las pudimos hacer porque Los Pericos tocaban todos los fines de semana dos o tres veces por día y se hacía imposible tocar”. Ejemplo de esto fue el primer show Cafre: Los Pericos tocaban a pocas cuadras la misma noche y Bonetto tuvo que ir de una prueba de sonido a la otra. Además el baterista Adrián Canedo estaba en una situación similar: era el manager de Los Pericos.
Esa noche inaugural en Funk tocaron Guillermo Bonetto (guitarra y voz), Roberto “El Robba” Razul (bajo), Adrián Canedo (batería), Ariel Müller (teclados), Gustavo “Tendón” Pilati (primera guitarra) y Eduardo “Equard” Pretalis (percusión), más las hermanas de Bonetto (Rosana y Leonora) y una amiga (Viviana) haciendo coros. No hubo vientos.
Compuesto en gran parte por músicos que se desempeñaban en otras bandas, la formación de Los Cafres fue relativamente inestable y sus shows esporádicos.
Entre los primeros shows hechos por Los Cafres, tocaron con Los Auténticos Decadentes en la Facultad de Medicina, en el que debutó Claudio “Cafre” Illobre en percusión (luego sería tecladista) y participó como músico invitado Juanchi Baleiron (Los Pericos) en guitarra. También participaron del Primer Festival de Reggae en La Manzana de las Luces, “Jah Pic-Nic”, junto a Boombo Klat, Zimbawe Reggae Band y Todos Al Obelisco.
Mientras Bonetto grababa los discos “Los Pericos” y “King Kong” con Los Pericos, Los Cafres siguieron tocando en vivo hasta agosto de 1989 con muchos invitados, entre ellos Sergio Rotman de Los Fabulosos Cadillacs. Rotman se convirtió en una especie de nexo y lazo afectivo entre las dos bandas y por iniciativa suya varios Cadillacs comenzaron a frecuentar los ensayos cafres. Esta época quedó documentada en un demo de tres temas: “La Vela” y los nunca editados “Gidekel Song” y “Frecuencia Cafre”.

Separación.

La lluviosa noche del 20 de agosto de 1989 en el viejo Centro Parakultural, Los Cafres dieron el último show de su primera época y se despidieron hasta tiempos mejores. Esa noche sobre el escenario de Venezuela al 300 estuvieron Guillermo Bonetto (voz líder y guitarra), Adrián Canedo (batería), El Robba (bajo), Tendón (primera guitarra y coros), Claudio Illobre (percusión y coros), Leonora Bonetto (teclados), Tornillo Fernández (trompeta, más tarde baterista de THC) y los Cadillacs, Fernando Ricciardi (percusión), Daniel Lozano (trompeta) y Sergio Rotman (saxo).
La separación de la banda se debió básicamente a la situación económica del país. Muchos grupos se disolvieron y montones de lugares en los que se podía tocar cerraron sus puertas. Guillermo Bonetto se fue de Los Pericos y viajó a trabajar a Toronto, Canadá, donde pocos meses después también arribó Claudio Illobre. Por su parte, El Robba se radicó en Chile, lugar en el que además se instaló temporariamente “Tendón” Pilatti.

Regreso. Para que vuelvas a mí, voy a prender una vela…

Guillermo retornó a la Argentina en enero de 1992. Teléfono mediante, desde Canadá se había encargado de mantener encendida la llama de Los Cafres, insistiéndole a sus ex compañeros de aventura que el grupo tenía para mucho más. Durante 1992, lentamente Los Cafres volvieron a tomar forma, pero con una baja sensible: El Robba se radicó definitivamente en Chile. Su lugar fue ocupado por Gonzalo Albornoz, ex bajista de la reggae band Mercado Negro.
La primera fecha de Los Cafres en esta nueva etapa fue en noviembre de 1992 en la discoteca The Roxy, en el barrio de Congreso, Buenos Aires. Allí estuvieron presentes Bonetto (voz y guitarra), Tendón (guitarra y coros), Claudio Cafre (ahora en teclados y coros), Adrián Canedo (batería), Gonzalo Albornoz (bajo) y Débora Solís (percusión).
Una semana después tocaron junto a THC en la cubierta del tercer nivel del buque Princes de la empresa Buquebús, anclado en el puerto de Buenos Aires con una estrellada noche como marco. A partir de ese show, cuando no se superponían las fechas, la sección de vientos completa de Los Fabulosos Cádillacs acompañó a Los Cafres hasta mediados de 1993 e incluso participó de la grabación de un demo de cuatro temas. Posteriormente, por los vientos de Los Cafres pasaron una quincena de músicos hasta la consolidación de la actual sección.
Durante 1993 Los Cafres recorrieron los sótanos y pubs de Buenos Aires, pero además compartieron por primera vez el escenario con bandas extranjeras del género. En abril actuaron con Inner Circle en la ciudad de Paraná, Provincia de Entre Ríos, y en septiembre se presentaron por primera vez en el Estadio Obras, abriendo la edición argentina del Reggae Sunplash Festival, tocando antes de Pablo Moses, Gregory Isaacs y Juddy Mowatt.

FRECUENCIA CAFRE: NACE EL PRIMER DISCO DEL GRUPO
El año 1994 comenzó con la grabación del primer álbum de la banda, “Frecuencia Cafre”, durante el mes de enero en los estudios Del Cielito, y su mezcla en febrero en los estudios Tuff Gong de Kingston, Jamaica, a cargo de Errol Brown. “El nombre Frecuencia Cafre es increíble. Estaba redondo. Define al grupo” coinciden Los Cafres.
La aparición de este álbum marcó un quiebre en la historia del reggae argentino al constituirse en el primero concebido por una banda local íntegramente en línea del “roots reggae”.
Con Frecuencia Cafre en las bateas, en marzo actúan con Jimmy Cliff en el teatro Gran Rex de Buenos Aires y al mes siguiente junto a Los Fabulosos Cadillacs en el estadio Obras, noche en la que se produjo el debut de Tomás Pearson en guitarra. “Quería liberarme un poco de la guitarra para poder desplazarme un poco más por el escenario y además había notado que cantaba mejor cuando no tocaba”, recuerda Guillermo Bonetto.
Poco después realizan su primera excursión internacional al viajar a Chile para tocar en el programa televisivo solidario “El Teletón”, que se realiza anualmente en la capital chilena.
Durante el año la banda tocó incesantemente en Buenos Aires y alrededores, incluyendo algunas presentaciones en el interior del país y al llegar el verano se presentaron en balnearios de la costa atlántica.

Instinto: El reggae es belleza y no monotonía.
En abril de 1995, Los Cafres se encargaron de abrir en el Estadio Obras de Buenos Aires la noche de reggae que tuvo a Alpha Blondy & The Solar System como principal protagonista.
Meses después comenzó a tomar forma el esperado segundo disco de la banda, “Instinto”, grabado durante el invierno en los Estudios Panda de Buenos Aires por Ricardo Troilo y Leandro Kurfist pero mezclado por Jim Fox, quien luego se encargó de masterizarlo en los Lion & Fox Studios en Washington DC, donde las bandas del sello Ras Records habían grabado sus últimos discos.
Cuando la grabación de Instinto se encontraba en su fase final, Los Cafres se presentaron en el “Ras Reggae Festival” el 11 de agosto nuevamente en el Estadio Obras, compartiendo cartel con Blach Uhuru, Israel Vibration y Yellowman. Aprovechando la coincidencia de su estadía en la Argentina, Jim Fox colaboró con Pedro Pearson en la consola del estadio durante la presentación cafre. Este fue el último festival internacional de reggae que se hizo en Buenos Aires.
A fines de 1995 la nueva producción de la banda estaba en las bateas: “Instinto es la forma en que nosotros nos movemos. Pertenecemos al grupo de gente que hace las cosas por instinto”, entienden Los Cafres para definir el nombre de su segunda obra. “Instinto” sorprendió por su frescura y espontaneidad, acompañada de un sabor más bailable con respecto a “Frecuencia Cafre”, no obstante mantuvo el mismo compromiso hacia las cuestiones sociales de la realidad cotidiana, el cual fue y es uno de los objetivos primordiales del grupo: defender un lugar propio al margen de lo pasatista y liviano, transmitiendo un pensamiento autóctono con un ritmo pegado al corazón (que viene de lejos).
Al presentarse oficialmente Instinto en Prix D’Ami, se produjo el debut del saxofonista Sergio Colombo, quien venía de tocar en las reggae bands Charlan Jáparos, 8 Ríos y Pinche Cabrón.

Instinto Dub

Después del verano 95/96, en el que fue habitual escuchar en las radios los temas
“La Receta” y “Sinsemilla”. Entrado el año Los Cafres sufrieron la baja del guitarrista Gustavo Pilatti, quien dejó la banda para dedicarse a su proyecto funk personal, La Fakin Sound Machine (Hoy La Fakin).
Con las mezclas realizadas por Jim Fox en Instinto, Los Cafres editaron “Instinto DUB”. Este tercer disco de la banda fue el primero de Dub hecho en Argentina y sorprendió con excelentes versiones de los temas “La Receta” y “La Foto de Zapata” entre otros. Además, como bonus track, incluyó el tema “Es la música”, en su versión de estudio y por supuesto su versión DUB.

Suena La Alarma

A mediados de 1997 Los Cafres viajaron a Brasil para presentarse junto a los locales Tribu de Jah ante 5000 personas en el Galpao Fabrica de San Pablo.
En Octubre de 1997 salió a la luz el tercer vástago musical cafre: “Suena La Alarma”. Grabado en los Estudios del Abasto al Pasto, producido por Alfredo Toth y Pablo Guyot, cinco de los quince nuevos temas para el público cafre, entre ellos “Ruge la Barra”, “Hace Falta”, “Pobre Angelito” y un tema dedicado a Diego Maradona llamado “Capitán Pelusa”. El nombre del álbum “tiene el mismo significado del tema: llega un momento en que hay cosas que no da para que sigan igual”, explican Guillermo Bonetto y Claudio Illobre.
A principios de 1998 el baterista Adrián Canedo se alejó de Los Cafres para dedicarse a full a su trabajo. Su lugar fue ocupado por Sebastián “Sebolla” Paradisi, ex-baterísta de Los Oxidados, Satélite Kingston y Riddim.
En el verano de 1999 viajaron a Puerto Rico invitados por la banda local Cultura Profética y se presentaron en la ciudad de San Juan ante siete mil personas.

Espejitos.

Durante el año 2000 Los Cafres estuvieron grabando su nuevo disco. En mayo viajaron nuevamente a Puerto Rico, donde tocaron en el estadio Muñoz Marín otra vez junto a Cultura Profética. Luego se dirigieron a México para presentarse en el Distrito Federal y en Guadalajara junto a las bandas locales Los Rastrillos, La Ganja y Antidoping entre otras.
Al regresar a Buenos Aires terminaron la grabación de su nueva placa. Su nombre es “Espejitos”: “el nombre Espejitos me gustó porque tiene relación con el tema “Pirata Colón” que forma parte de este disco. Los espejitos representan el síndrome de la traición y están incluso más vigentes que antes”, afirma Guillermo.
El disco cuenta con 15 temas abarcando los diferentes estilos del reggae con el ya conocido sello propio de Los Cafres. Como invitados, participaron Quique Neira (cantante de la banda chilena de reggae roots Gondwana), Willy (voz de los puertorriqueños Cultura Profética que participa en el cover “Waiting in vain” de Bob Marley), el Mosca (percusionista de Los Auténticos Decadentes), La Chilinga , el Chango Farías Gómez y Daniel Navarro (charango) en el tema “Pirata Colón”, además de colaboraciones de Diego Blanco (de Pericos) en la programación de algunas baterías .

Los Cafres en El Salvador: 28 de Noviembre.

Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.


  1. anti concheta
    marzo 14, 2010 a las 8:39 am

    no soporto a ese bonetto, es un facho, flaco concheto, que no tenias para comer, y ahora anda con antiojitos gorritos, gorrion, puto te cogio alejandro fantino. comercial, los sodaesteros de el reggae, bahh regae, regaton es eso y ni tiene la esenca reggaae que tenia en un prinsipio. que es medio rap ahora, todas las canciones iguales, deja de fumas maria, tu cerebro es un jabon, masticas la pepa y gracias por el trago man, concheto, culo roto por fantino

  2. carla
    mayo 30, 2010 a las 6:31 pm

    adoro a los cafres .. soy chilena y me encantaria ke viniesen a tocar aki .. seria genial .. te amoo bonetto ¡¡¡¡

  3. julio 16, 2010 a las 5:24 pm

    hola
    kiero desir q amos als cafres
    su musica me relaja mucho
    y creo q guillermo bonetto es buena onda a todo dar
    y saben ustedes me inspiraron a forman una banda de reggae
    porq demostraron q el reggae es musica de verdad

    todavia no tenemos el nombre perfecto para el grupo
    y mi sueño es llegar hasta la sima con la banda

    y conecer a guille
    y yo tambien vivo alo cafre

    kisiera desir esto y mucho mas

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: