Inicio > Internacionales, Opinion > Giordano Bruno, el mártir de las ideas.

Giordano Bruno, el mártir de las ideas.


Por Jose Mario Olmedo Baratta.

Observador Juvenil/Kaos en la Red.

Justamente este día que escribo este artículo, el 20 de enero de 1600 hace 410 años el papa Clemente VIII ordena que al ex monje dominico Giordano Bruno se le presente a las autoridades seculares para su condena, el cardenal Roberto Belarmino-quien también juzga a Galileo Galilei en el 1616– es el encargado de llevar el juicio, concluyendo el día ocho de febrero que el acusado es culpable de los delitos que se le acusan y se le declara herético, impenitente, pertinaz y obstinado. Bruno, gallardo y tranquilo le dice a sus jueces: “Tembláis más vosotros al anunciar esta sentencia que yo al recibirla.”Es quemado vivo el 17 de febrero del 1600 en Campo dei Fiori, Roma, rechazando el crucifico que le querían entregar unos monjes que lo acompañaban diciéndoles que su alma subiría con el fuego al paraíso.

¿Por qué queman a Bruno? A Bruno lo queman los fundamentalistas intolerantes porque aquel defendía la teoría, ahora aceptada por todos, de que era la tierra la que giraba alrededor del sol (Heliocentrismo) y que el universo era algo infinito compuesto por múltiples sistemas solares. Y por su rechazo a las imágenes de los santos aceptando únicamente el crucifijo como objeto de adoración y devoción.

Bruno era un hombre inquieto, intelectual, filósofo y astrónomo, estudió humanidades y dialéctica. Su nombre original era Filippo, lo cambió a Giordano al tomar los hábitos dominicos. Nació en Nola cerca de Nápoles en el año de 1548. Sacó su doctorado en Teología especializándose en santo Tomás de Aquino. Viaja por toda Italia y Francia y luego al comenzar a ser perseguido se refugia en las naciones protestantes de Suiza, Alemania e Inglaterra. Da clases en la famosa universidad de Oxford enseñando la nueva cosmología copernicana, da clases también en la Sorbona de París, en la universidad de Wittenberg, escribe innumerables libros, la mayoría quemados por sus ignorantes inquisidores. Entre sus obras más significativas se encuentran las siguientes escritas en latín: Ars memoriae, De umbris idearum, De compendiosa architectura y alrededor de cuarenta obras más.

El papa Juan Pablo Ii en 1982 se refirió a los errores en exceso cometidos por la Inquisición y pidió perdón por los juicios de Galileo Galilei y de Giordano Bruno, rehabilitando en parte la memoria de estos científicos humanistas.

Ahora en la Roma milenaria se encuentra una plaza que se llama Campo dei Fiore y al centro de ella está  la estatua del mártir de las ideas Giordano Bruno, durante las mañanas existe un mercado de alimentos y de especies exóticas, por la tarde y la noche es el lugar predilecto de los jóvenes romanos que llenan los bares que la circundan adonde abundan las pláticas intelectuales y existenciales como un homenaje permanente de la juventud al rebelde filósofo que sacrificó su vida por sus ideas.

Resumiendo podemos decir que a Bruno lo asesinan por pensar, por adelantarse a su tiempo con su visión progresista, por luchar contra los dogmas absurdos, por investigar la naturaleza, por ser en aquel entonces, un ciudadano del mundo.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios
  1. isaías
    octubre 24, 2010 en 5:00 pm

    excelente artículo!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: