Inicio > Memoria Historica, Nacionales, Opinion > Monseñor Romero, comunicador social

Monseñor Romero, comunicador social


Por Manuel Stefano Calles.

Observador Juvenil/Kaos en la Red.

Dios está conmigo y si algo me sucede estoy dispuesto a todo” (Monseñor Romero).

Hablar de  Monseñor Romero como comunicador social, es departir de la influencia que tenía sobre las masas. De cómo su entrega y pasión lo acarreo a una lucha sin descanso por la paz. Esa disputa incansable lo llevó a su martirio. Porque era necesario callarlo, pero también se necesitaba de él. El pueblo requería de la confianza que solo él emanaba.

Al tomar las riendas de una feligresía dividida y unirla por una sola lucha, disgustó a los gobernantes del país, echándose encima todo el peso que acarrea la contrariedad. Sin embargo, no le tomó importancia, ya que su visión estaba más lejana de la que nos pudiéramos imaginar. El coraje de ver sufrir a su gente lo impulsaba a luchar y reprochar la amargura de una guerra que afectaba a todos, y en mayoría a los más desprotegidos. Monseñor Romero vive en cada persona que lucha, persevera y alcanza la paz.

Un programa de radio, fue el instrumento que O. Arnulfo Romero utilizó para informar actos inhumanos, reproches y la palabra de Dios. Se dice qué, fue un padre muy conservador y prudente. Tanto que se le podría pasar desapercibido. Pero, el poder de su palabra estremecía hasta el más alto mando. Un excelente comunicador. No sólo ayudaba con su labor humanitaria, sino qué, mostraba la situación con una base bien estructurada  e informada. Se alimentaba de la realidad, y era capaz de hacer suyo el sufrimiento ajeno para crear conciencia en los demás. Quitaba la venda de los ojos a los que aun no podían ver la angustia de sus hermanos, el maltrato al que se sometían todos los días y la aclamación del fin de ese conflicto.


Dolor, amor, verdad, oración. Cuatro bases fundamentales en la predicación de Romero. Fuentes que inspiran a expresar de manera efusiva el descontento del maltrato hacia el pueblo. Fue de las pocas personas que se plantaron ante el sufrimiento y represión, demandando el cese al fuego.

Como era de esperar, cada palabra y acción de Oscar Arnulfo R. fue impactando en cada feligrés, ayudando a un cambio interno, porque no se puede estar limpio por fuera sin antes no haber limpiado el alma, estando en paz consigo mismo va a lograr la paz con su prójimo.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: